STAR WARS: EL ASCENSO DE LOS HATERS [SIN SPOILERS]

Póster oficial.

Por vez primera en este, nuestro joven blog, vamos a incluir otro tipo de entrada. Algo que puede que funcione más como un artículo de opinión o reflexión social, que a modo de reseña cinematográfica propiamente dicha. En definitiva, además de una valoración de la novena de la saga, utilizaré estas líneas para hacer una crítica a todos y cada uno de esos individuos a los que hoy día llamamos “haters”. Una palabra utilizada muy a la ligera ya que es algo así como “odiadores” o “los que odian”, si queremos hablar medianamente bien. Por tanto, cuando esta gente opina, están dando un punto de vista con odio. Hemos normalizado de tal manera el discurso del odio, que a veces parece que da hasta miedo opinar de algo con una visión positiva, o simplemente tener criterio y poder hablar sobre aciertos y errores; donde está la virtud.

I HATE YOU

En el mundo del fandom “friki” y más concretamente en el de Star Wars, es increíble la polaridad que hay con las críticas. Para unos es un absoluto desastre y para otros es maravillosa o al menos la han disfrutado y se han divertido. Siempre habrá dos bandos. Y no hablo de Sith y Jedi, ni de Alianza e Imperio (que también podría ser), hablo de dos tipos de personas que son extrapolables a la vida en general. Por un lado tenemos a las del tipo A, que son aquellas que van a ver la nueva película como un espectador, con la ilusión de un niño, abiertos a ser sorprendidos y sobre todo a disfrutar. Generalmente las personas del tipo A se quedan tanto con los aciertos, como con los errores; van dispuestos a disfrutar y pasarlo bien con lo que les depara la saga. Por el otro costado, tenemos a las personas del tipo B; los “haters”. Las del tipo B, supongo que por alguna especie de resentimiento o amargura social, problemas psicológicos o cosas por el estilo, no son capaces de gestionar las emociones y/o sensaciones que obtienen cuando las cosas no son como ellos querrían que hubieran sido. Es por eso que esa frustración les lleva a únicamente fijarse en lo malo y no lo bueno. Se convierten en jueces con libreta, en las cuales solo hay cabida para vislumbrar errores. Automáticamente, toda esa gente pierde el criterio y evidentemente, siempre saldrán enfadados, decepcionados, frustrados e infelices. Es entonces cuando además de jueces, se trasforman en verdugos y van a intentar contaminar con su opinión deleznable a muchos del tipo A, con intención de castigar a la película y a sus creadores.

Kylo y Rey.

Desgraciadamente, llevo ya tiempo leyendo y escuchando cientos de críticas nefastas no solo de Star Wars: The Rise of Skywalker (2019), que al final es la que nos compete, si no con todas y cada una de las películas que van saliendo de la saga. Es verdad que unas han sido mejor acogidas que otras, como es el caso de Rogue One: A Star Wars Story (2016), a la que es más común que se la aprecie por encima de la nueva trilogía. Y también es cierto que unos filmes son mejores que otros, claro está, pero ninguno es perfecto. De entrada, la perfección no existe, pero buscarla además en Star Wars, me parece un tanto hipócrita por parte del fandom y la crítica. Hoy he leído de palabras de varios críticos cuyos nombres y medios no voy a nombrar, decir que (sin ser sus palabras exactas) “la película contentará a los más fans”, “el mercado de la nostalgia para los fans” o “trata tanto de satisfacer a los fans…”, dichas estas afirmaciones es un sentido negativo. No entiendo muy bien a quién pretendían contentar, si no es a los fans. Desde luego que a los que no lo son, la saga les importa más bien poco. Igual es que este puñado de críticos forma parte de ese tipo B de personas “haters” del que hablábamos antes, algo bastante habitual en las gentes que se dedican a la crítica cinematográfica en general, que muchas veces además de los intereses propios, tienen que cargar con el peso de los intereses de los medios, en los cuales no pienso profundizar (cada uno que entienda hasta donde quiera y pueda). De todos modos, la crítica nunca entendió la saga desde un inicio y no creo que vayan a empezar a hacerlo ahora.

El bueno de J.J.

Dicho todo lo anterior, entro a profundizar aún más es esta reflexión de día de resaca galáctica. Si a esos críticos “haters” que se llevan las manos a la cabeza, opinando que la nueva entrega ha sido una total hecatombe y achacan como apunte negativo, que es una película hecha para contentar a los muy fans, entiendo que todas esas miles de personas del tipo B de las que hablábamos antes y que coinciden en opiniones con estos críticos, no se consideran fans. Ciertamente es algo que me cuadra bastante, ya que si van a ver las películas para indignarse, pasarlo mal, entrar en absoluta frustración y en definitiva todo lo contrario al disfrute y la felicidad, claro que no son fans. ¿Podríamos denominarles anti-fans?

El gran Mando.

J.J. Abrams antes de que la película se estrenase, ya estaba recibiendo impactos de los blaster por doquier de estos que acabo de denominar anti-fans. Cuando realmente el bueno de J.J ha intentado hacer una película que odiase la menor cantidad de gente posible, o esa es mi sensación. Por tanto, si tenemos esto en cuenta, resultaría que la película no está hecha para los fans, si no pensando en los “haters” y en concreto, para que haya la menor cantidad de ellos posible con este nuevo episodio. Lo cual es bastante irónico y a la vez triste. Tener que estar haciendo películas pensando en que no las odien mucho… Me dan ganas de salir corriendo, sinceramente…

Portada de la novela (1996).

Con el tema del merchandising, es que ni voy a profundizar. Leer por ahí  “lo que quieren es sacar más merch”, “criaturas adorables para hacer muñecos” de esto o de aquello. Star Wars inventó el merchandising señoras y señores. A todo el mundo le gustaban las ewoks y pocas quejas estoy oyendo con el bebé en The Mandalorian (2019), que veréis en cuanto Disney abra el grifo de ventas con él…

Kyle Katarn (el Jedi Gris).

El principal problema que veo y sobre todo por parte de toda esa gente a la que se le llena la boca hablando sobre la trilogía original, es que se les están oxidando los sables láser. Cualquier día vamos a oír esa frase de “con Vader no pasaba esto”, que nos recuerda a según qué otras cosas. Y es que Star Wars es mucho más, es un universo expandido que decidieron mandar a tomar viento, es salir vivo de los Rebel Assault, es sacar a Mara Jade del lado oscuro, es el sable de luz naranja de Kyle Katarn, es ir al rescate de Jaina, Jacen y Anakin Solo, es viajar en el Halcón de Ébano y odiar al Príncipe Xizor. Y me temo que de esto último, la mayoría de toda esa gente, no tiene ni pajolera idea. Claro está que los tiempos cambian y los fans vienen y van. Hay que hacer películas que capten a las generaciones de ahora y que además consigan que permanezcamos los de antes. Los que se vayan y no quieran quedarse, están mejor fuera seguro. Y los brazos abiertos a todo aquél que quiera venir para quedarse.

Portada videojuego Rebel Assault II (1995).

No sé si aún queda algo de aquellos años, en los que ser un “friki” era lo raro. Era difícil encontrar a alguien en el colegio al que le gustasen los cómics, La Guerra de las Galaxias (que decíamos entonces), las películas de monstruos o jugar al Dragones y Mazmorras entre otras cosas de “geek”. Cuando encontrabas a alguien, evidentemente no te separabas y si aparecían más, al final hacías piña. En aquellos años, no era lo normal. Era algo marginal o al menos, sí menos habitual de practicar. La verdad es que a veces me pregunto, que si aquella incomprensión de la mayoría y aquel trato, en el momento que la cultura “friki” se empezó a tornar vox pópuli y a ser molona, quedó algo de resquemor. Tanto por la parte de decir “esto era nuestro cabrones y ahora ya no es tan especial, porque hasta a ese le gusta”, como por la parte de “ahora que es popular, yo que lo conozco antes y sé más que tú, voy a martirizarte como a mí me hacían en el cole”. El caso es que hay mucho odio por parte de muchos y es una pena.

Portada videojuego Mysteries of the Sith (1998).

Como por mi parte nunca ha habido odio (el odio lleva al lado oscuro), yo he de decir que pude disfrutar mucho de esta Star Wars: The Rise of Skywalker (2019). Tuve la gran suerte de poder verla en los Cinesa Manoteras 3D y lo digo porque en la sala había un ambiente de los más familiar. Me sentí como en un festival de fantástico y la gente en las butacas aplaudía a golpes de nostalgia, cuando acontecían muchos de los aciertos que tiene este episodio IX. En ascenso de Skywalker con un ritmo frenético, sobre todo en su arranque. Con un montaje al uso de los blockbusters contemporáneos, de los que a veces no te dejan respirar. Una cinta de los más entretenida, divertida y disfrutable. En mi humilde opinión, Abrams lo ha hecho lo mejor posible en función de todas las variables en juego y cerrando los melones abiertos casi en su totalidad. Por supuesto que este cierre de trilogía no es perfecto, pero Star Wars nunca lo fue y el que diga lo contrario es que no tiene ojos en la cara o está metido en carbonita. Una pieza que llega a enternecer, siempre y cuando uno guarde la libreta de apuntar los errores y se entregue las peripecias de Rey y compañía. Un despliegue técnico brillante y emocionalmente satisfactoria. Por mi parte le doy un notable y la declaro misión cumplida. Cierto es que tiene algunas carencias, pero me quedo con lo bueno y con lo bien que lo pasé viéndola. Eso sí, pasan demasiadas cosas y hay mucha cantidad de información que asimilar en poco tiempo, así que, que la fuerza os acompañe.

Jaina, Jacen y Anakin Solo (hijos de Han y Leia en el universo expandido).
Trailer.

Mik J. López

Una respuesta a “STAR WARS: EL ASCENSO DE LOS HATERS [SIN SPOILERS]

  1. Por primera vez en años, he salido completamente desilusionado del cine. Nunca me he considerado hater, es más ,este es mi primer comentario en las redes y lo hago porque conozco a Mik. J Lopez desde el colegio (abstenerse de preguntas de su infancia, solo vendo esa información a un alto precio xd). Pero coincido en varios puntos de este artículo con Mik. Fui con todas mis ganas e ilusión de niño pequeño a ver esta película, y mis primeras impresiones (sin analizarla en detalle y sin spoilers) fueron de «¿ pero… por qué? Una y otra vez de la misma forma. La peor parte es ver cómo una película que te hace ilusión ver, y que goza de un presupuesto y marketing como pocas, es llevada a u terreno puramente comercial en vez de crear un contenido que realmente enganche. No digo que desaprovechen esa parte comercial, sino que no olviden que el objetivo de una película sea entretener y transportarnos a esos mundos de fantasía que nos mostró George Lucas. Creo que Disney, a veces olvida que yo como fan no compró a Yoda porque sea mono, sino porque la historia que tiene está chula. Yo compró el sable de Skywalker porque quiero ser el Jedi que se enfrente a los Sith y por mucho que en la última peli me lo pongas de otro color, sino hay historia tras ese artículo o nueva raza de alienígena, para mi es solo un artículo desprovisto de encanto alguno.
    Disney no debe olvidar el verdadero sentido del cine, que para nada está ligado con lo comercial, pero en ningún caso, las decisiones comerciales deben primar sobre las decisiones de una buena historia y en esta última película se pone de manifiesto los constantes cambios que la saga ha sufrido y la principal afectada ha sido una historia con un potencial enorme que en mi opinión no han sabido explotar por órdenes comerciales.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s