‘MADRE’ (RODRIGO SOROGOYEN, 2019)

Se estrenaron con Stockholm, continuaron con el brillante thriller Que Dios nos perdone y el año pasado acabaron por confirmarse como una de las grandes parejas de cineastas en España gracias a El Reino y a esa nominación al Óscar por el cortometraje Madre. Y la sensación que queda después de ver y leer algunas críticas de Madre (largometraje con el que se continúa el corto homónimo) de Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña es, que todo lo anterior, pesa.

Resultado de imagen de madre sorogoyen

¿Quiere decir esto que Madre es una mala película? No.

Ni siquiera significa que sea peor película que las anteriores, simplemente quiere decir que, quizá, más de uno –entre los que me encuentro- debería controlar sus expectativas y sus ‘exigencias’.

Al margen de esta reflexión ocurre algo que sí que es cierto, y es que el cortometraje –con el que arranca la película-  causa una expectación y una serie de sensaciones que coloca al espectador en un lugar que no coincide con el terreno por el que luego acaba transcurriendo el resto de una historia realmente cruda.

Pero es que seguramente esta sea parte de la naturaleza de Madre: una naturaleza que lleva a su personaje a navegar por diferentes rumbos, que corresponden a distintas ideas, emociones e incluso –por cierto, provocando la risa del público en algunas situaciones en las que  no estoy del todo seguro que se quisiera crear esa comicidad- tonos. Y esto puede generar la sensación de que estamos ante un relato más bien errático…

Resultado de imagen de madre sorogoyen

Sin embargo, por algún motivo y contra todo pronóstico, toda esta posible inconcreción y este viaje narrativo a la deriva, funciona. En parte, seguramente, gracias al brutal trabajo que hace Marta Nieto y a una propuesta visual muy medida y correcta (especial atención al trabajo de la steadycam) que la acompaña en todo momento, pero sobre todo al manejo de los tiempos y el ritmo del director.

A pesar de todo no por ello deja ser llamativo como lo que podría haber sido un pastiche funciona realmente bien. Y funciona a pesar de no poder librarte de esa sensación de no tener ni idea de hacia dónde se dirige la historia de Elena. Pero es que muy probablemente  sólo una madre que haya pasado por lo mismo que ha pasado ella, podría entender lo que cuesta mantener el rumbo para no acabar naufragando.

NOTA: 7/10

ADVERTENCIA: durante el pase de prensa al que asistí para ver esta película, estuvo oliendo a cañería rota por una avería en las instalaciones del cine. Quiero que quede claro que mi opinión estará condicionada a que vi Madre (algo más de 2 horas de duración)  oliendo a caca.


Sergio Véliz.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s