¿QUÉ PELÍCULA VER EL DÍA DE LOS ENAMORADOS EN EGIPTO?

Con el inicio de la semana llega otro análisis de una película relacionada con alguna de las celebraciones del día, esta vez por falta de tiempo más breve de lo habitual.

Hoy, 4 de noviembre -además de ser el Día mundial de la UNESCO, el Día de los Símbolos Patrios en Panamá y el de la Constitución en Tonga-, en Egipto se celebra el Día de los Enamorados.

Sí, al contrario que en países como España, en Egipto el Día de los Enamorados no se celebra el 14 de febrero. No es el único país que se desmarca del todopoderoso San Valentín: en Brasil se celebra el 12 de junio y en Japón el 14 de marzo. Y -¡sorpresa!- en ambos casos, el origen de celebrarlo en fecha distinta viene marcado por motivos comerciales.

Sin embargo, en Egipto el origen es bien distinto y nace con una vocación que alude mucho más a los sentimientos. Parece ser que a principios de los 80, el periodista Mustafa Amin -cofundador del periódico «Akhbar Al Youm»- pasaba por un barrio de El Cairo cuando le llamó la atención la celebración de un funeral cuya comitiva estaba formada por sólo tres personas. En principio esto no parece demasiado llamativo, sin embargo en Egipto sí que lo es, ya que allí la gente asiste a los funerales “aunque no se les haya dado vela en el entierro”.   Cuando  preguntó quién era el difunto, le explicaron que era un anciano de unos 70 años a quien nadie le quería. Esto sorprendió tanto a Mustafa Amin que decidió hablar en su periódico sobre el amor y la amistad e inaugurar El Día de los Corazones.

Poco a poco, es verdad, el espíritu de El Corte Inglés egipcio también llego a esta festividad… una cosa llevó a la otra… y al final se convirtió en una fiesta de comprarse rosas, pasteles y anillos entre parejas, y se ha ido alejando de ese origen menos consumista.

Lo sé, da hiperglucemia.

Por eso, hoy os traigo una película que no tiene tanto que ver con ese amor romanticón y ñoño, como con el espíritu con el que nació esta festividad: hoy os hablo de la película egipcia “Yomeddine” (A.B. Shawky, 2018).

¿DE QUÉ VA LA MANDANGA?

Beshay, un leproso copto de unos 40 años que vive de la basura que encuentra, nunca ha salido de la leprosería en la que le abandonaron siendo un niño. Tras la muerte de su mujer –también leprosa- algo se despierta dentro de él: la necesidad de buscar a sus padres, de saber quiénes eran y por qué nunca volvieron a buscarle pese a llevar años curado. En definitiva, lo que busca Beshay son respuestas a quién es.

Subido en una carreta de la que tira un lastimoso burro, se lanza a recorrer Egipto siguiendo el río Nilo en busca de su familia.

Sin embargo, y a pesar de sus intenciones, no viaja solo: Obama, un huérfano de unos 10 años que vive en un hospicio cercano a la leprosería y que nunca se separa de Beshay, acompañará desde el primer momento a su amigo en el viaje.

Y a partir de aquí, como os podéis imaginar, la película transcurre –excepto por, quizá, el motivo final- de un modo bastante previsible: Beshay, y por extensión el joven Obama, sufren los prejuicios y el maltrato de una sociedad que desprecia a los leprosos y, en general, al que parece distinto.

Un drama social en formato de road-movie que se ve venir desde lejos, pero que sin embargo, el mensaje que desprende y el modo en el que le aporta algo especial.

LAS 5 CLAVES

  • No a los drama queens

Hay algo contradictorio en la película y es que, a pesar de que los personajes son un huérfano y un leproso, y que la vida que llevan no es nada fácil… no se comportan como víctimas. Es verdad que en algún momento resulta cansino que a Beshay le apaleen continuamente, pero el modo que tiene de encajar los golpes y el hecho de aceptar su realidad sin buscar que la sociedad le vea de un modo distinto, le convierten en un personaje fuerte.

  • Pornomiseria de la buena.

Sin embargo, y es lo que resulta paradójico, aunque los personajes parecen fuertes y bastante orgánicos… el relato en sí, sí que busca un poquito esa pornomiseria que tanto disfrutamos todos en silencio.

Un huérfano de 10 años que nada sabe de sus orígenes y su amigo leproso que, tras perder a su mujer leprosa (y con problemas mentales), se da cuenta de que debe buscar a su familia…

Pues a ver… si es pornomiseria se dice y ya.

  • Visualmente magnético… pero festivalero.

Hay algo en la película que resulta realmente magnético y a pesar de que se nota que el presupuesto es más bien bajo, visualmente funciona todo muy bien. Es muy correcta en general la película y cuenta con un puñado de planos bastante bonitos.

Pero sí que es verdad que persigue un estilo fundamentalmente festivalero -sin que eso sea bueno o malo-, jugando con una puesta en escena poco arriesgada pero efectiva.

  • Actores no profesionales

Creo que este es un punto a destacar más allá del plus de dificultad que pueda suponer trabajar en estas condiciones.

No sé si la película mejora o empeora por este hecho, pero sí es cierto que me resulta muy interesante y creo que le aporta mucha verdad que, sobre todo el personaje de Beshay, esté interpretado por un actor no profesional y además, en este caso, leproso.

  • Sencillez.

Y curiosamente, esto es lo que condena y lo que a la vez salva a Yomeddine (por cierto, Yomeddine significa ‘Juicio Final’):

La condena porque podría haber sido una historia mucho más arriesgada y con un mayor potencial que no termina de explotar.

Lo salva porque es tan sencilla que funciona… por mucho que funcione sin más.

¿A QUÉ HUELE?

Yomeddine huele a un Hombre elefante de Lynch, que sigue un viaje a lo Nebraska, con un tono que resulta quijotesco.

A QUIÉN LE GUSTARÍA

Al enorme Juan Gómez Jurado, por lo de buscar padres.

A QUIÉN NO LE GUSTARÍA

Por una cuestión de empatía a Asno de Shrek.

Resultado de imagen de asno shrek

ÚLTIMOS APUNTES

NOTA: 5.5/10

Podéis ver la peli en Filmin si tenéis curiosidad.

Título original: Yomeddine | Año: 2018 | País: Egipto | Dirección: A.B. Shawky  | Guión: A.B. Shawky | Fotografía: Federico Cesca | Reparto: Rady Gamal, Ahmed Abdelhafiz, Shahira Fahmy


Sergio Véliz

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s